Myrna Liceaga (Especial Día de las Madres)

Actualizado: 23 jul 2018


Myrna Liceaga

"Lo sueñas primero, luego le pones acción y seguramente el éxito será el resultado final"

 

Cuando escuchas Viña de Liceaga escuchas trayectoria, una empresa dedicada a la elaboración y producción de vinos reconocida a nivel internacional; empresa familiar digna de apreciación por quienes han tenido el placer de degustar sus exquisitos vinos, pero sobre todo el soporte que ha tenido con el pasar de los años.

Fundada por don Eduardo Liceaga Campos en 1993, Viña de Liceaga se ha sostenido gracias al gran equipo dirigido por Myrna Esquer de Liceaga.


 

Mujer guerrera, firme y de palabra son algunas de las características que representan la personalidad de nuestra embajadora de la celebración de las madres.

 

Myrna Liceaga

Myrna de Liceaga disfruta de compartir la cultura del vino con vinicultores extranjeros, visitantes de Sonora, del estado y de diferentes partes de la república. Sin duda todos los días son productivos y de mucho aprendizaje. Al dirigirnos a la hermosa cava de la sala de degustaciones para iniciar la entrevista, se logró captar la esencia de un espacio que guarda historia, la iluminación y la decoración te envuelven, el retrato de la rosa de Liceaga y la variedad de vinos que guardan alrededor de la mesa en donde nos situamos te hacen sentir en casa. Con la frente en alto al portar distintivo chaleco con el logotipo de Viña de Liceaga, Myrna con una gran sonrisa nos dió la bienvenida.


Iniciamos con la primer pregunta que le inquietaba responder con emotividad, su definición de ser madre. - Myrna menciono que tenia un concepto muy bello y especial - << Ser madre implica una responsabilidad muy grande, eterna, profunda, y desafortunadamente no certera, por que a veces se acierta y a veces no, cada quien asume bajo el manto de una historia que traemos los seres humanos, principalmente las mujeres. Mis hijos son lo primordial, es importante prodigarles amor, seguridad y todo lo que esté al alcance de mis manos, producto de mi trabajo sin que los perjudique.


- ¿Cuáles son tus labores en la actualidad?

- Me estoy desarrollando como viticultura aquí en Viña de Liceaga, donde antes de enviudar compartía estas actividades con mi esposo. Ahora me desarrollo en este ámbito supervisando la elaboración de vinos de la mano con el equipo de operación; estamos en la elaboración, producción y venta de vinos, proyectándonos siempre a futuro para continuar conservando la calidad que desde el inicio se ha tenido. Posicionar e incrementar la marca cada vez que se puede.

Cuando me dicen que entré a un nuevo restaurante o que participo en un evento es un logro más y no solo para mi sino para el renombre de vinos en México.


- ¿Cuál ha sido el desafío que has tenido que enfrentar como pilar de tu familia?

- Convencerme que como pilar de una familia y como el todo que ven mis hijos, tienes que ser una guerrera, ponerte el traje de guerrera, hacer frente y lo hice, me lo puse... Rafael tenia 22 años, Melvin 12 y Sofía 10 cuando murió mi esposo.

Logré que se sintieran parte de la empresa que mi esposo formó con tanto amor e ilusión, apostándole al valle antes de ser el valle que es hoy.



- En el transcurso de tu vida como madre, ¿Qué tan difícil ha sido dividir tu tiempo para equilibrar todas tus actividades?

- Difícil no, ha sido más que todo saber con certeza si estoy haciendo las cosas que se necesitan de la mejor manera, ahí es donde decimos, ¿estaré realizando bien la tarea? No se me ha hecho difícil, soy muy afortunada, tengo unos hijos muy apegados a mi y al morir su papá me han visto como un todo.

Ha reinado la armonía con los 3 hijos y se detecta, se nota, son lo que más amo y son el motor para mi vida, me motivan a dejarles muy en claro cuál es la historia y camino que debemos seguir en esta empresa, en México, con los vinos, que no es fácil y tampoco difícil si verdaderamente lo amas, dedicas el tiempo necesario y las innovaciones correspondientes.


- ¿Qué recomendaciones podrías brindarnos a lo largo de tu experiencia como madre?

- ¡Me encanta! (menciona con orgullo y gran sonrisa), poder decirles desde mi lugar a todas las mujeres del mundo que todo lo que se quiere se puede. Las metas se deben poner día a día para alcanzarlas y continuar con la siguiente.

Todo lo que queremos hacer lo podemos lograr, somos muy fuertes, ese corazón, ese espíritu que va ascendiendo en la escalera no tiene fin, es infinita. Cada día vas cosechando lo que dejaste en el escalón de atrás, por eso es muy importante sentir que podemos hacer todo lo que nos proponemos, lo sueñas primero, luego lo pones en acción y seguramente el éxito será el resultado final.


- ¿Qué es lo que más disfrutas realizar con tu familia?

- Platicar (menciona con entusiasmo) y que de ahí surjan historias del pasado y planes para el futuro. Saber qué traen en ese momento, los sentimientos que predominan su corazón. Nos podemos reunir en un restaurante y ahora que ya son adultos los 3, por que iban en escalón, ya podemos disfrutar en casa y probar nuestros propios vinos, decidir entre nosotros si les va a gustar a la gente y si será exitoso... Todos estamos muy adentrados en la empresa, siempre tenemos algo que hacer en la sala de degustación, desde estar en el área de degustaciones, ventas, atención al cliente, recibiendo, también en lavado y secado de copas, parte operativa y embotellando, cosechando; todos hemos hecho de todo y con todos he cosechado.


 

"Lo más importante es que están decididos a seguir con el legado que les dejó su padre, mi marido Don Eduardo Liceaga Campos. Queremos lograr cada vez, en cada cosecha, los exquisitos vinos que nos distinguen hoy por hoy, "Vinos de Liceaga a la Vangüardia"

 

Los vinos tienen los nombres de mis hijos, y aunque me faltó el de Rafael (ya estaba registrado), es empresa de los tres: Sofía, Melvin y Rafael, por que haberle puesto sus nombres desde ahí los involucré, ellos sintieron que me los traje y los senté en esta empresa.

74 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo