Días de hacerla de p.... "emoción"

Actualizado: 8 ago 2018


Admitamos que hay días donde uno se levanta con el pie izquierdo, con ganas de morder a quién se le ponga enfrente, intolerante y dispuesto a hacer guerra y a decir “no tengo nada” con cara de fushi. Pues digamos que el día de hoy me tocó a mi ser la ridícula “mírame y no me toques”. Víctima: mi novio (pobrecito).

Parte de mis locuras internas es mi querido OCD, (Obesessive Compulsive Dissorder). Tengo que tener todo en orden, y en control si no me lleno de hormiguitas invisibles (ansias) que me muerden todo el cuerpo y no me permiten vivir en paz. Pueeeees parte de esa locura, es el control del tiempo, LA PUNTUALIDAD, algo que a veces como que se le olvida a mi honey bunny, y normalmente puedo tolerarlo, unos 10 mil respiros profundos y ya está, como si no hubiese llegado tarde. Pero el día de hoy no desperté con el pie izquierdo, sino mejor dicho, me caí de la mendiga cama. Así que después de esperarlo por lo que pareció un milenio, llegó una hora después de la acordada. Lo un-cool de hacerla de p2 es que no le afecta a nadie más que a uno.

El plan del sábado era ir al gimnasio y quemar mil calorías, luego a comer y recuperar dos mil, vivir nuestra marea alcalina (alias: mal del puerco), y esperar a que llegue la hora de la cena. Pero como no llegó, le mande El Mensaje, “No vengas por mi”, y como los hombres (lo siento por el comentario sexista) pueden llegar a ser taaaan literales, no entendió que “no vengas por mí” significaba “ven por mi, pero te disculpas porque te tardaste” ¿qué cosas no?


Así que no fue por mi, y se llegó una hora más peligrosa, la hora del hambre. Entonces me vi al espejo después de escuchar gruñir a mi estómago y dije

por qué eres así, ahora quién te llevará a comer”

(que quede claro que puedo ir sola, pero ya saben, no es lo mismo),

di unas cuantas vueltas que me sirvieron de reflexión en la onda perro-que-persigue-su-cola y decidí mandar el segundo mensaje “ya, lo siento, pero es que no me gusta cuando dices que llegarás a cierta hora y…blah blah, paz, vamos a comer” ya saben como termina.

Como es una lindura(a veces) si llegó por mi, seguí haciendole caras tras no disculparse como esperaba que lo hiciera pero después de haber comido se me pasó. Aquí hay mucho aprendizaje como podrán notar, cuando la hagan de emoción no se les olvide que

hombres y mujeres pensamos distinto;

si dices “no tengo nada” no te va a leer la mente y descifrar que tienes todo, y si sí, se hará pato. Dos, no entienden el doble idioma femenino, "sí" es no, "no", es sí, "lo que quieras" significa "lo que sabes que me gusta", etc, etc. Finalmente y muy MUY importante, si van a hacerla de p… cerciórense de que sea post comida, después de todo "panza llena, corazón contento".



Sin más que decir, esta soy yo




366 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo